El monumento deportivo, el Estadio Panatinaiko

Sin lugar a dudas un emblema del deporte olímpico, a lo largo de la historia, es el Estadio Panathinaiko. También llamado Kallimarmaro, en griego “bello mármol”, es el estadio de atletismo más antiguo de la historia. Situado en Atenas, fue construido íntegramente con mármol blanco del Pentélico.

En tiempos antes de Cristo se utilizó para acoger las pruebas de atletismo de los Juegos Panatenaicos, en honor a la diosa Atenea.

Durante la época clásica había asientos de madera. Posteriormente se rehizo en mármol en el año 329 a.C., y fue ampliado y renovado por Herodes Atticus en el 140 a.C. De esta manera, alcanzó una capacidad de 50,000 espectadores, todos ellos sentados. Los restos de la antigua estructura fueron excavados y restaurados.

Fue reconstruido en 1895 para los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna, celebrados en Atenas en 1896, sobre planos de los arquitectos Anastasios Metaxas y Ernst Ziller, y financiado por George Averoff, cuya estatua se encuentra en la entrada del estadio.

En la época de su construcción, las medidas de los estadios de atletismo no estaban aún estandarizadas. Por eso, tiene una disposición diferente de los estadios actuales, con una pista en forma de U y capacidad para 80.000 espectadores.

La última vez que se utilizó el Estadio Panathinaiko fue para la competencia de atletismo de los Juegos Olímpicos de Atenas en 2004, más precisamente para la especialidad Maratón. Los atletas, luego de 42 KM, ingresaban al estadio para darle una vuelta y media a la pista y así completar la competencia que le dio cierre a los juegos.