Evolución de los trajes de patinaje artístico

Las primeras olimpiadas de invierno fueron hace casi un centenario – 94 años para ser exactos. Los trajes de patinaje artístico han cambiado un montón en este tiempo. Cambian su estilo con la cultura, tendencias, moda y cambio de sociedad. Aquí te explicaremos desde los primeros trajes que abrigaban y eran poco reveladores, hasta los conjuntos coloridos de los 70 y los trajes extravagantes de los 90.

En 1924 las mujeres llevaban faldas largas por debajo de la rodilla con pantalones debajo y un jerséis anchos. Los hombres también competían, y durante los años 30 y 40 deberían llevar trajes completos con la corbata incluída. El patinador Jack Edward Dunn era conocido por sus trajes llamativos y elegantes que lucía sobre la pista. En los años 30 las mujeres ya podían llevar las faldas por encima de la rodilla. Sin embargo, aún deberían de llevar medias y jerseys gruesos para cubrirse y protegerse del frío. Las patinadoras artísticas Cecilia Colledge y Viktoria Lindpaintner eran unas de las artistas más elegantes de la época.

Las mujeres dejan de llevar medias en los años cuarenta, como las patinadora estadounidense Getchen Merrill, competiendo en la Olimpiadas de 1948. Los trajes en los años 40, 50 y 60 eran más sobrios y menos extravagantes que los trajes que vamos a ver en los años 70 para adelante. Esto se debe a los eventos y la guerra que toma lugar en esta época, marcando el tono y la expresión de los campeonatos de patinaje artístico.

En los 70 se da lugar a la cultura “hippie” y del disco. Los trajes ahora empiezan a ser coloridos. En los años ochenta cada traje empieza a tomar un carácter y irá a juego con la música y la danza. Esto se muestra en los trajes de la patinadora Estadounidense Debi Thomas. Los peinados son salvajes y el maquillaje es luminoso y colorido. Se pasaron reglas estrictas sobre los trajes de mujer en 1988, cuando la patinadora Katarina Witt salió a patinar sin falda.

En los 90 por fin las mujeres podían llevar conjuntos sin mangas o de manga corta. El traje favorito del patinador Johnny Weir, es el traje de “El Cisne”, que en las Olimpiadas del 2006. En el sigo XI las ropa comienza a ser más modesta y menos teatral. La malla y la rejilla son un tejido popular en esta época y el escote está más marcado.